Sábado, 06 Agosto 2016

5 de agosto

Por Bernardino Moyano / Daniel Moyano

¡Un nuevo día comienza! Hoy más temprano que ayer, y tras habernos refrescado y cogido fuerzas para el día que nos aguardaba subimos al autobús en aras de proseguir nuestro viaje.

Debido a la brevedad del trayecto de Mestre hasta Piacenza se adelantó la oración de las laudes supliendo así la ya habitual siesta matinal en el autobús y anticipando las gracias vividas por los hermanos de esta comunidad peregrina durante los 13 días que llevamos.

Parece que en estos días nos hemos acostumbrados a cosas grandes y en Piazencia nuestra siguiente parada no iba a ser menos, un impresionante cuadro de Kiko en la Iglesia de la Santísima Trinidad, uno de los más grandes que ha pintado, casi 600 m² con catequesis incluida. Esta nueva estética que el Espíritu Santo ha dado al camino como vía de evangelización y que a tantos nos toca el corazón. Después Luigi, párroco de esta Iglesia nos despide en la cripta con una oración.

En apenas 10 minutos llegamos al restaurante a comer, hoy toca pasta que devoramos cual maná, pues no nos cansamos de ella.

Retomamos nuestro viaje con una breve siesta de media hora y aún con el sueño volvemos a la ronda de experiencias, un regalo poder ver la acción de Dios a través de los hermanos y una oportunidad para proclamar alabanzas a Nuestro Dios.

Llegando a Turin vamos a la Basílica de Mª Auxiliadora y el Señor nos ha concedido de nuevo otro regalo, celebrar vísperas en la primera capilla que construyó San Juan Bosco. Y es que el Señor es tan bueno con nosotros que vamos caminando de regalo en regalo. No se ha quedado solamente ahí sino que un salesiano del lugar nos ha enseñado y explicado el recinto entero y algunas cosas de la vida de Don Bosco, un hombre con gran celo por la evangelización de los jóvenes.

Después rápidamente nos fuimos al hotel y descargamos las maletas ya que luego teníamos la cena en un restaurante de la zona.

Haced familias que vivan en sencillez, humildad y alabanza, como la sagrada familia de Nazaret.

Manuel Pascual

Esta página web utiliza cookies. Al continuar utilizando esta web, aceptas su uso.
Para obtener más información, incluido cómo controlar las cookies, consulta aquí: Política de cookies