Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

8 de abril

¡Ya estamos en casa! La peregrinación, como no podía ser menos, ha sido un éxito, no nuestro sino del Señor.

 

Empezamos el día con lluvia que fue mejorando conforme pasaron la horas. Por la mañana hicimos una parada en el Monasterio de Vallbona (Lérida), donde pudimos, como ya es costumbre, celebrar una eucaristía de acción de gracias al concluir la peregrinación.

 

Después de la eucaristía salimos hacia La Muela, donde teniamos prevista la comida, durante el camino continuan las experiencias de los hermanos que faltan. Es maravilloso escuchar la obra que Dios ha hecho en estos días. Queda claro que Dios no necesita muchos días, un instante es suficiente para cambiar el corazón de los peregrinos.

 

Después de comer echamos el último 1X2 de esta peregrinación y volvemos a nuestra casa de convivencias con ruedas. Se acerca el momento de llegar a casa y la alegría desborda a los peregrinos. Hay mucho que contar, mucha gloria que devolverle al Señor, muchos milagros que contar.

 

Llegamos a San Roque y allí están, como siempre, los hermanos para recibirnos. Abrazos, besos, sonrisas y maletas se mezclan en la plaza de Almodovar. Dios ha vuelto ha salirse del tiesto, hablando en plata.

 

Esperamos que este diario os haya servido para acercaros a nosotros durante este viaje. En nombre del equipo de CNPSR os damos las gracias por seguirnos y agradecemos a cuantos han hecho posible este diario su esfuerzo y entrega, especialmente a los peregrinos por poner su vida.

 

Nos veremos en la siguiente. ¡Feliz Semana Santa!

 

Fotos: Manuel Reina

Diario - Roma 2009

© 2003 - CNPSR - Todos los derechos reservados.